miércoles, 23 de marzo de 2011

LA VOZ DEL COFRADE: LA CAMARERA

Queridos feligreses, seguidores incondicionales, visitantes todos:

Después de unos dias con mi travieso monaguillo Mckoka, trabajando duro para tratar de reconducir al rebaño a un grupo de hermanos con una largo historial en despedidas de soltero (intentaron darle un toque portugués a la última a la que asistieronn) porque para mi es muy importante que en tiempo de cuaresma justo cuando se estan preparando para portar las varas y palermos que se han ganado a costa de perder la vergüenza y la dignidad reptando a los pies de su amo el inclito Sr. Trinilameojales estén todos libres de pecado, me dirijo a vosotros para presentaros un nuevo articulo de LA VOZ DEL COFRADE, ese espacio creado para que vosotros podais contarle a todos los cofrades todo aquello que deseeis. En esta ocasión nuestro querido Malkito, que no escribe, pero que busca temas muy interesantes para que los podamos disfrutar todos, ha encontrado un artículo del ilustre y admirado Sr. Muñoz y Pavón que me ha rogado encarecidamente lo publicara, pues dice recordarle a un personaje que todas las hermandades tienen, el me comentaba que en la suya también hay una camarera con moño y mas similitudes al personaje principal del articulo en cuestión, así que sin mas dilación os dejo con esta nueva entrada de LA VOZ DEL COFRADE;


LA CAMARERA


La llamaremos doña Concha, que es un nombre muy sevillano, y la pondremos viuda, ya que han dado en decir que es el estado perfecto de la mujer. Como no nos cuesta ni tanto así de trabajo hacerla guapetona, y la galantería con las damas no está reñida con nada de este mundo, hela ahí, a pesar de sus cuarenta y cuatro años, con una estampa como cuando tenía treinta y tres, y oseándose los pretendientes como moscas. Pero, lo que dice ella: "Una y no más, señor San Blas."
Ya en vida del difunto la hicieron camarera honoraria, por lo del regalo de la saya para el camarín, a la Santísima Virgen. Murió la de Pozoviesgo, camarera efectiva, y entonces la Hermandad, en cabildo extraordinario, la nombró "Camarera de Nuestra Madre y Señora", y se lo comunicó por medio de un pergamino primorosísimo, que orló y minió inspirándose en un misal de la Colombina, el mejor pendolista de esta Roma de Occidente.
Doña Concha se volvió loca con el nombramiento y agradeció el pergamino lo que no es decible. Casualmente le venía bien de tamaño la moldura de plata del espejo que le regalaron las de Bohórquez cuando se casó y que tenía la luna toda manchada, y lo mandó a la platería para que se lo limpiasen y bruñesen; le puso el pergamino, y al sitio más preferente de todo el salón: encima del sofá y debajo del retrato al óleo de "su llorado bien".
¡Y se, consagró de lleno al servicio de su cargo!
Su vestidura de novia que la tenía sin estrenar, porque siempre le había dado lástima de ponérsela —tan rica era—, ésa para la Virgen... pero sólo para la Cofradía. Para el septenario, la de encajes Valenciennes, también intacta, y luego, para el camarín las otras más inferiores, aunque desde luego ricas y como para la canastilla de una princesa.
Otro tanto hizo con los pañuelos. Guardar uno abominable, bordado de lentejuelas, que era todo lo que tenía la celestial Señora, y ponerle para diario el de nipis, que le había traído de Manila su tío Curro cuando estuvo de fiscal en aquella Audiencia. Para el septenario, el de aplicaciones de Bruselas, de su madre, y luego "para la calle" el buenazo de Alenqón que le había regalado el difunto, como complemento del traje de desposada.
No le había gustado a ella nunca eso de empedrar de joyas el pecho de la Virgen y que hoy estén al servicio de la Madre de Dios, y mañana, como es natural, al servicio de sus legítimas dueñas. Y ni corta ni perezosa tiró del cajón de su joyero-cogió todas las alhajas que tenía espléndidas las más y magnificentísimas algunas, y se plantificó en la joyería, a que le fabricasen un puñal con el oro de las onzas de las arras, y todo aquel incendio de esmeraldas y de rubíes, de zafiros y brillantes, cuajando materialmente toda la empuñadura... ¡Ella con las perlas grises tenía bastante, y, si les encontraba colocación el joyero, allí estaban también! (A las sobrinas no les gustó mucho la cosa. Pero no dijeron nada).
¡Así! ¡Que no se pusiera la Virgen nada de nadie, ni nadie nada que Ella hubiese santificado con su uso! Sino sólo su velo de desposada, sirviéndole de toca a la judía, y encuadrándole aquel hechizo de rostro, y luego, sobre el pecho, destacándose sobre la aérea e inmaculada nitidez de aquellas gasas de humo, aquel sueño de hadas de aquel puñal, donde iba todo lo más querido de su alma de mujer... ¡El anillo de cuando se pusieron en relaciones!... ¡La pulsera de pedida!... ¡El aderezo completo de desposada!... ¡La diadema de los suegros!... ¡Los solitarios que le compró él en el viaje de novios!... ¡El pendentif de cuando tuvo su hijo, primogénito y único, muerto el ángel de Dios a los dos años!... ¡La botonadura de brillantes, regalo de ella a él para el casamiento!... ¡El trébol de perlas gris, blanca y rosa, que no se quitaba nunca de la corbata, y el solitario estupendo del anillo, con que estaba el pobre tan encariñado!... ¿Ponerse nadie nada de aquello? ¡Eso para la Virgen, y para siempre!
Esta mujer sevillana, que no es tipo único, sino que rara es la Cofradía que no la tiene o no la tuvo, es con el Capillita el alma y nervio de la Hermandad. Con sólo la diferencia de que el Capillita es el que saca y ella la saqueada.
¿El jubileo? Que le apunten a ella un día. ¿La novena del Señor o el septenario de la Virgen? Que le reserven a ella la función... ¿Los faroles de plata? Ella uno... ¿Manto y saya para la Virgen? la saya corre desde luego por su cuenta... ¡Ojalá las acciones de las minas no se hubiesen venido tan abajo! Si no, lo que toca al palio, no salía la Virgen a la calle con aquél, tan sencillo!... ¡Poco había ella de vivir, o había de costearle uno, que los eclipsara a todos!...
Y lo que tiene que ver es la casa de la señora durante la semana de Pasión. Los varales del palio acabados de limpiar, en el rincón de la sala, y sobre la mesa de centro, la corona... "los candelabros de cola", encima de las butacas y encima de la consola, todas las guardabrisas... Y el Capillita que entra, y el Prioste que sale... y las niñas del Hermano Mayor, que vienen a ofrecérsele para ayudarle y las huéspedas de las de Ramírez, que quieren ver el puñal, con lo que se les enseña hasta el último pañuelo... y la marquesa que viene a traer su riviere de brillantes para el cinturón, y la pobre de la madre de Manolo Luque, que trae la cadena de reloj del hijo de su alma, para que se la ponga de pulsera, como el año pasado... Y la planchadora, con toda la ropa blanca de la Virgen como si acabara de salir de las manos de los ángeles y que ocupa el sofá cuan grande es... y el señor predicador que entra de visita, acompañado de dos o tres "de la mesa"… ¡Magnífico, magnífico!... ¡Cada noche más elocuente!... ¡Que el día del panegírico le eche usted muchas flores a la Virgen! ¡La súplica, sobre todo, que no se le olvide a usted... y que sea larga! ¡No me gustan los sermones sin súplica, y de la Virgen, menos!... Va usted a permitirme que le mande una fotografía del "paso", con su marco tallado, que le he mandado hacer y que me prometieron tenérmelo para ayer de mañana y no me lo han mandado todavía... ¡Sí! ¡Para que se lleve usted ese recuerdo de nosotros, y que vean en sus tierras de usted algo de nuestra Semana Santa!
Y llegan los dos o tres días antes de la salida de la Cofradía, y aquéllo es el disloque.
¡Tomar la parvedad a la carrera!... ¡Llenar el coche de cajas y de estuches!... ¡Subir en él, en compañía de las sobrinas y la doncella, y a la capilla de la Hermandad, al desempeño de sus funciones!
Su amplio delantal blanco sobre la falda elegante y coquetona, y ¡arriba! encima del "paso", a poner este alfiler y a arreglar ese pliegue...; a ceñir más la toca y a colocar con más gracia la blonda del manto…; a ahuecar más la saya, que está escurridilla, y a subir más las caídas del cinturón, que tapan mucho bordado... —Fíjate, Laura; tú que estás ahí abajo, a ver si está muy alto el puñal... o está mejor un poco más tendido... ¡A ver si se ven bien los cuatro picos del pañuelo!... ¿Queda así bien la pasionaria? ¡Usted, Domínguez!: empuje un poco el manto para arriba, para echárselo más a la cara... ¡Ajajá! Ustedes: tiren más de ese pico del manto, para que se le señale perfectamente la forma del hombro... ¡Asinita!... ;No, por Dios! ¡La candelería tan pronto, no!... ¡Yo necesito todo el día de hoy, por lo menos, para dejarla a mi gusto!... ¡Curra! ¡los alfileres!... No, mujer: de los largos. ¿Qué, don Ernesto?... ¿Le gusta a usted?... ¡Domínguez! A ver si hay uno que vaya a casa volando por el estuche de costura, que se le ha descosido este vuelo a esta manga!... Si acaso, ve tú, Laura. Ahí está el coche... ¡Mira!; ya que vas a casa, a ver si ha venido ya el capataz de la hacienda, para encargarle las flores. ¡Créete que no vivo, sin saber a punto fijo si habrá azahar bastante, o tendremos que apechar con los alelíes blancos!... ¡Tráete unas botellas de jerez, para que estos pobres hombres tomen un refrigerio! —¡Como que otavía no mos himos esayunao, siñorita!— Manda unas torrijas con Patrocinio.
Pero lo que constituye el placer de los placeres de doña Concha es cuando, desde el palco de la plaza de San Francisco, sentada con el cortejo de sus sobrinas, como una reina en medio de sus damas; vestida por el último figurín y con sus perlas grises por todo enjoyamiento; tocada de la mantilla de su madre, que una reina pudiera prenderse con orgullo para una capilla pública, y en la mano el espléndido abanico, digno de la vitrina de un pala-cio, ve asomar por la calle de las Sierpes las bambalinas del palio del "paso" de su Virgen...
¡Doña Concha ya no ve más! Los ojos se le nublan con las lágrimas...; la garganta se le anuda por la emoción...; ¡todos los recuerdos de su vida: todas sus sensaciones de hija, de novia, de esposa, de madre y de viuda se le interponen entre ella y la Virgen de su amor..., y ni oye la música que va detrás del, "paso", ni se da cuenta de los mil plácemes de las amigas de junto!,.. ¡¡No; por e! amor de Dios!!... ¡¡¡Que no le paren el "paso"!!!... ¿Quién es ella en el mundo, para eso?... ¡Madre suya de su alma! ¡Dios te salve, Reina y Madre...!
¡Para que la Camarera no sea capaz de quitárselo de la boca, por una bordadura, por una joya, por un encaje, por una luz, por una flor, en fin, para el "paso" de su Virgen!
Por la choza, se saca el menseguero —dice la gente de mi lugar—. ¡Por el "paso de Virgen", se saca la Camarera!

Juan F. Muñoz y Pabón


ESTO PA LOS QUE GANARON, MUY BIEN HECHO PERFUMITO..QUE LES DEN, ¡¡VIVA EL TITO PACO!!



MI BENDICIÓN

domingo, 13 de marzo de 2011

EL JUEGO COFRADE





Queridos feligreses, seguidores incondicionales , visitantes todos:

Anoche después de ver este maravilloso video hecho con todo el arte del mundo, me fui a mis aposentos donde me fustigué como cada día por tanto pecador como hay en el mundo, después me dormí y soñe que al igual que estos monstruos han hecho esta simpática animación también creaban a partir de una idea mia un juego cofrade para PC, algo así como el Fifa Manager pero de cofradías. Tendría mucho éxito, pues por todos es sabido el apego que le tienen muchos cofrades a los carguitos y quizá jugando aplacarían de alguna manera la ansiedad que les provoca el dejar de figurar. El proyecto que en sueños creé os lo puedo adelantar (incluso imágenes en exclusiva del juego) tal y como lo vi. Había varios modos de juego que os paso a explicar, a ver si lo recuerdo todo tal y como lo soñé:



MODO HERMANO MAYOR


¡¡Tú eres el hermano mayor!!, puedes manipular a tu junta, decidir las cosas a cojones, hacer hermanos a punta de pala para cuando vengan las elecciones, quitar del medio a quienes consideras votos de la oposición, puedes quitarle los recibos al cobrador UNA VEZ TE HAYA AYUDADO A SER HERMANO MAYOR, podrías organizar tómbolas benéficas para que hagan el recuento los miembros de junta más avispados y golfos, no admitirías dimisiones de miembros de tu junta para dar la falsa imagen de que todo va bien, tendrías la oportunidad de decidir cuándo ha de haber una copa a costa de los hermanos, tu y tu junta podríais salir de nazareno sin pagar la papeleta de sitio o apuntando en el libro cantidades de vergüenza para ser miembros de junta, tus secretarios podrían cambiar las direcciones de los hermanos para que puedan votar por correo cuando haya elecciones, podrías mirar para otro lado cuando el mayordomo 1ª de tu junta formatea los ordenadores para que nadie sepa lo golfos que habéis sido etc...etc...etc....... .

Ser hermano mayor conlleva una responsabilidad muy grande, eres el ejemplo a seguir, eres la cabeza visible y el que representa a todos los demás hermanos, por ello el amor hacia tus titulares deberá quedar demostrado con una sensacional imitación de tu titular mas antiguo a la salida de un bar después de hartarte de cubatas, para ello nada mejor que hacer el crucificado y mecerte de costero a costero para que todos rían “tu gracia”, en el juego el HM es pequeño como un gnomo, así que parecerás un gnomocrucificado.

El hermano mayor, en este juego, es incapaz de asumir que su mandato se acaba y otro ocupará su lugar, por ello se encargará personalmente de buscar un pelele tras otro y presentarlo a las elecciones para intentar ganar y de esa forma seguir manipulando la hermandad a su antojo aunque ya no esté como figurante numero uno. Para ello, como ya vimos antes todo vale, máxime cuando la persona que te puede ganar, caso de salir, eclipsaría lo que tu entiendes que ha sido una gran labor y aunque aparentemente la relación sea cordial LO ODIAS A MUERTE.

Tras representar la lamentable escena del gnomocrucificado, éste regresa a casa y lee el libro del historiador, que es infumable como no sea "jarto de copas"




MODO CANDIDATO PELELE

Para jugar en este modo tienes que asumir que eres un individuo sin dignidad ni orgullo, pues has llegado a ser candidato tras desechar tu amo otros posibles que han tenido la brillante idea de decir no, porque sabían que en realidad el que iba a mandar iba a ser otro y además existe la posibilidad de hacer el ridículo y que luego te llamen cadáver cofrade.

Quien elige este modo de juego llega un momento en que se siente muy realizado e importante, el mismo con su cara de individuo border line (es un término que utilizan los psicólogos para denominar a los individuos que se encuentran en la frontera entre ser tontos y normales) debe creerse capaz de ganar después de recibir las dosis pertinentes de ánimo de todo su entorno, aunque en el fondo todos saben que perderán una vez mas. Durante el periodo electoral aburrirás hasta mas no poder a tus hermanos con un blog tan ridículo como tu. En el irás escribiendo cada vez que tu amo lo estime oportuno todo lo que él crea conveniente, por algo eres un pelele despreciable y tu lo sabes, de hecho eliges este personaje para jugar.
Como buen pelele, debes ser bien tonto para así estar en perfecta conjunción con tu cara y es precisamente eso lo que te ha de sobrar para una vez seas vencido en las urnas, buscarte a cuatro hermanos cagados por alguna madre con diarrea y llevarlos con la ayuda inestimable de MADRE PERFUMITO al palacete para soltar el veneno que tu, a pesar de tu cara de vaina, tu amo y todos los de tu entorno les habeis metido en el cuerpo. Será bueno que cuentes para ello con algún costalero croqueta y algún bastardo de buen nombre e imagen ante los demás , pero bien falso y de mala ralea. Durante todo este proceso MADRE PERFUMITO tendrá un papel estelar. Él, entre viajito y viajito a Moscú, donde se acurruca con su parejita y muerde con pasión la almohada mientras le soplan la nuca, será el brazo ejecutor en el palacete, él junto con una amiga camarera con un moño “jarto de laca”, su hijo y un tal JUDAS al que le apasiona leer el evangelio pero que luego se lo pasa por el forro de los caprichos , porque no es mas que un resentido y un fracasado.

Quien elige este modo de juego, si nada lo remedia acaba siendo un don nadie en la hermandad, una piltrafa a la que todos miraran con asco y repugnancia por llevar su hermandad a una situación a la que nunca se hubiera llegado si hubiese aceptado que es un perdedor y siempre lo será. Lo reconocereis rápido porque que se coloca una gabardina en invierno y todos le llaman Colombo, será porque tienes la misma cara de estúpido, aunque nada que ver con la inteligencia del famoso detective, prueba de ello es que eliges modo candidato pelele.

El candidato pelele en un momento clave del juego, su amo le da instrucciones de como actuar despues de la derrota.



MODO GESTOR


Si decides jugar en este modo, irremediablemente te conviertes en poco más o menos que una pelota saltarina a la que le gusta ir botando de despacho en despacho por PALACIO. Para desempeñar en el juego el cargo de gestor, previamente has debido ser hermano mayor de una señera hermandad, es condición sine cuanon. Deberás haber realizado algo sonado en ella y no vale querer ponerte gastos de representación junto con tu teniente hermano mayor ¡SO GOLFO!, sino algo mucho más bonito, como por ejemplo coronar a tu titular y que además de camino te permitirá hacer lo que más te gusta en este mundo que no es otra cosa que SER PROTAGONISTA, que te pare la gente por la calles virtuales de la ciudad donde se desarrollaría el juego, ir repetidas veces a palacio a reptar como una culebra rastrera, besar anillos y anos , pero por supuesto en el momento de ser gestor ya no podrás estar ejerciendo el cargo de HM, debes haberte presentado a la reelección y ser vapuleado por tus propios hermanos a pesar de la mencionada coronación. Te daría también muchos puntos que todos los hermanos de la corporación que mal mandabas te despreciaran y hablaran pestes de ti . Una vez seleccionado como lameojales curandero de hermandades con “problemas” de salud podrás celebrar tu nombramiento al frente de la hermandad (que tendrá la desgracia de soportarte) con un buen catering, que por supuesto pagarían los hermanos, aunque luego mas tarde, con el juego ya mas avanzado, tendrás que hacerte el sueco y pasarte por los cojones a todos los hermanos cuando te pidan explicaciones acerca de porque vas llorando de esquina en esquina diciendo que la hermandad no tiene un duro habiéndotela encontrado saneada……¡eso es lo bueno de jugar en el modo gestor!, como no eres hermano, sino simplemente una basura o desecho humano puesto por los que son peor que tu y no sientes en absoluto amor alguno por la corporación, ya que a ti la que te duele es la que te echó y no soporta NI TU PRESENCIA, te puedes permitir ciertos lujos, como dejarte manipular por un personaje de contrastado protagonismo en el juego llamado MADRE PERFUMITO, AL QUE SE LE CAERAN POR LA OJIVA DE ATRÁS LOS BOTES DE ACEITE DESVIRGADO EXTRA, ENVASADO YA Y TODO (recógelos y recuperaras vidas).

También podrás reírte de todos los hermanos que democráticamente eligieron su HM, montando una junta que será una vergüenza a ojos de toda la ciudad virtual donde se desarrolla el juego , pues la formarás con todos los que fueron previamente cepillados por enésima vez en las urnas. Siempre tendrás el respaldo de los que son DE TU MISMA RALEA, osea UNOS VIVIDORES que se rÍen de la gente mas que tu.

Deberás tener en cuenta que la misma junta que nombres en el juego te adulará en tu presencia y luego te crucificara por detrás , aunque puedes estar tranquilo son tan rastreros que por seguir en el carguito no te darán muchos problemas hasta que lo tengan ya todo preparado para el asalto definitivo al poder, mientras tanto los secretarios seguirán haciendo la limpia del censo eliminando a toda aquella persona que pudiera ser voto en contra y para ello utilizarán todo tipo de artimañas.

Llegado el caso podrás sacarte del forro de los caprichos expedientes inexistentes para evitar que algún hermano salga en un determinado puesto, aunque después se descubra todo el pastel, ¡a ti te la soplará porque eres basura humana, no tienes vergüenza, moral, principios y te sobra cara dura, así que a seguir jugando!.
Aunque tengas un coche que de pena verlo, porque no eres mas que un tieso con un par de trajes baratos y una percha patética, podrás intentar que los hermanos de la corporación te paguen un parking y como supuestamente, según el manual del juego tu estás haciendo una labor que te ha pedido MADRE PERFUMITO, exigirás un sueldecillo, que no se yo si te lo darán o no, digamos que no está muy claro en el manual , aunque en los mentideros del juego se comentará y mucho, pero por desgracia no se sabe si se podrá demostrar, eso es algo que el autor del juego deja en el aire como una posible sorpresa.

No te deberá importar nada ni nadie, recuerda que vales menos que un kilo de heces y por eso eres el gestor, así que en cuanto tengas oportunidad deberás destrozar la ilusión de los mas pequeños de la hermandad suprimiendo el cartero real. También retirarás a la hermandad de cuantas obras sociales puedas, siempre diciendo que no hay dinero, porque lo que todavía no te has pulido con tu patética gestión es para pegarte un buen homenaje de vez en cuando a costa de los hermanos , organizando convivencias en las que puedas mostrarle a los demás tu imagen de cristiano ejemplar, aunque tu como jugador en modo gestor sabes que lo que eres es un fariseo de espíritu putrefacto, convenido, rastrero, lamedor compulsivo de ojales clerigales, basura en fase de descomposición, amoral, indigno etc…, en definitiva eres una puta vergüenza en todos los sentidos, debes sentirte como una letrina, pues para eso has elegido voluntariamente ser gestor.


Escena del juego en la que se observa la bonita amistad del Gestor con Madre Perfumito



No quiero extenderme mas porque le voy a quitar encanto al juego y además se me puede adelantar alguien y robarme los derechos de autor. Una vez registre la idea etc…, si estais interesados os seguiré mostrando algunos modos de juego mientras aparece y no en el mercado......¡¡¡haber si me hago rico de verdad!!!.....ja ja ja ja ja

RECIBID LA BENDICIÓN DE VUESTRO QUERIDO MONSEÑOR.

miércoles, 9 de marzo de 2011

LA VOZ DEL COFRADE: HISTORIAS DE CIRIO TINIEBLA. CAPITULO 3º DE LA TRILOGÍA.

Es para mi una satisfacción enorme presentaros el último capítulo de la trilogía de mi queridísimo CIRIO TINIEBLA, un hermano que con su pluma magistral, ha sabido ganarse la admiración y el respeto de muchos seguidores de este blog que a través de e-mail me pedían que publicara el capítulo final, quizá porque les ocurre lo mismo que a mi. Por todos es sabido que las historias de CIRIO TINIEBLA, AL IGUAL QUE PASA CON TODO LO QUE SE ESCRIBE AQUI, son producto de la imaginación, pero curiosamente siempre nos hacen reflexionar y acabamos encontrando una similitud asombrosa con la realidad, en este caso, tras leerme detenidamente la trilogía caigo en la cuenta de que a una señera hermandad, muy dulce ella, le ha pasado un tanto de lo mismo, ¡¡¡casualidades de esta vida!!. En esta hermandad a la que me refiero, esos que ayer mismo por la noche estaban recibiendo el desprecio y el asco de cuantos estaban viendo el programa de investigación en Antena 3 (imagino que miles y miles de personas que se quedaron perplejos)......siiiii si si, esos que presuntamente se dedicaban a vender bebés a la carta y luego se ponían a hablar en nombre del señor y a dar lecciones de moral al prójimo, esos que predican la caridad y poseen los mayores tesoros mientras que gentes mueren de hambre en pleno siglo XXI, ¡¡que pena y que asco!!.....¡¡¡CUANTA MENTIRA Y CUANTA FALSEDAD DIOS MIO!!.........esos son los que se han cargado con su prepotencia lo que no tienen arrestos de cargarse en otro lado porque les sueltan la tela, Y ALLÍ NO CONVIENE HACER ESTAS COSAS habiendo a lo mejor mas motivos para enviar un lacayo pelota, rastrero y caradura como el que sufre esta hermandad ¿ES ESO JUSTO?......YO CREO QUE NO, PERO POR DESGRACIA LAS HERMANDADES ESTAN SOMETIDAS Y DEBEN ACATAR TODO LO QUE MANDEN Y ORDENEN ESTOS QUE CADA VEZ PINTAN MENOS Y MENOS QUE VAN A PINTAR, DE LO QUE YO PERSONALMENTE ME ALEGRO.

PARA FINALIZAR, ANTES DE CONCEDERLE LA PALABRA A CIRIO TINIEBLA , QUIERO DECIRLE A ESE REGALITO DE CORDOBA QUE TENEMOS LA DESGRACIA DE TENER ENTRE NOSOTROS, QUE SOLO LE DESEO QUE TENGA EN LO QUE LE RESTA DE VIDA TANTO BIEN COMO PALABRA Y MALDAD TIENE.....SEGURAMENTE EN EL INFIERNO HAYA UNA CALDERA RESERVADA PARA EL.



Tuya es la palabra CIRIO TINIEBLA

Con la venia de Su Santidad:


Queridos feligreses de Monseñor Servando, vuestro amigo Cirio Tiniebla tiene el honor, concedido por gentil deferencia de su eminencia, de poder continuar una historia que espero os guste mucho. En este caso, el tercer y último capítulo de la trilogía, que no de la historia.

Primero quiero insistir de nuevo que todos los personajes y situaciones que se cuentan en ella son pura fantasía. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.



“Fagamos un puchero tal, e tan grande, que las generaciones venideras nos tomen por golfos”. (Acuerdo capitular en el palacete).


Habíamos visto en el capítulo anterior el acoso y derribo al que estaba al mando por parte del lector nocturno del foro, en connivencia con el encantador de serpientes o chambelán de las colonias, y con la rúbrica del pequeñito prepotente.


Para gobernar la corporación desde la nueva dictadura se nombró a su pelota preferido, que iba a ejercer de testaferro con el fin de organizar un holocausto y exterminio de los hermanos que simpatizaran con el que estaba al mando. A eso lo llamarían “unir la hermandad”.


Para ello este testaferro se rodeó de una especie de junta de auxiliares que pronto sería conocida como “la junta del puchero” o “la junta de la vergüenza”. El pucherazo seguía practicándose con el mayor de los descaros: es imposible explicar, salvo desde la desvergüenza, que una junta que en principio pretende unir y aglutinar todas las sensibilidades existentes, que sobre un total de 17 componentes, 14 eran miembros de los que habían perdido las elecciones. Esa fue la declaración de intenciones del testaferro. Juzguen ustedes mismos.


Poco después vino uno de los sucesos más lamentables, tristes e indignantes de la historia casi centenaria de la corporación desde su reorganización. Ahí quedó de manifiesto la falta de moral y pudor del testaferro puesto por el palacete. En esto quiero insistir mucho, queridos amigos: no olvidéis que a este señor lo puso el palacete. El suceso al que me refiero es gastarse un dineral indecente en una comilona abundante en la que por no faltar ni faltó un pequeño servicio de catering para celebrar el golpe de estado. Los inmorales que lo idearon fueron en masa acompañados de sus parejas y amigos, dándose el lote padre, pero, eso sí: por supuesto, de gorra. El enorme ágape se pagó con el dinero de todos los hermanos, que para eso habían recibido una hermandad saneada. Yo digo: si la corporación estaba enferma ¿Qué coño había que celebrar? Y estos señores… ¿Qué venían, a servir o a servirse?


No contento con ello, y asesorado por esas 14 serpientes de lenguas bífidas a los que él denominaba “asesores” urdió un plan para eliminar a los miembros restantes de la junta que no eran de la secta. Había que provocar la marcha de los que no le llevaban los cafés y no le cepillaban la espalda.


Para ello una de las mentes pensantes de su corte de pelotas de medio pelo ideó una jugarreta sucia, consistente en lo siguiente:


Uno de los no contaminados de la junta, por sugerencias y consejo, era una buena persona de mente preclara. A esta persona, conocida como el diputado, el testaferro le pidió un favor. Le pidió un puesto de privilegio para uno de los 14, pues se le había pasado enchufarlo y no le quedaba donde ponerlo. El diputado accedió, ideando para ello la recuperación de 2 puestos de escolta que se habían suprimido con el tiempo. Sobraba un puesto entonces, que el testaferro prometió sería para quien el diputado quisiera. El diputado facilitó una lista definitiva con las 2 últimas “adquisiciones” que fue aceptada sin reparos por el testaferro.


Pues bien, cuál fue la sorpresa del diputado cuando, 10 jornadas antes de la gran fecha, el testaferro incumple su palabra y veta a dos de los integrantes de la lista, argumentando que “tenían abiertos expedientes en el palacete de 15 años antes, concretamente desde el año 1995”. Así le pagó el testaferro al diputado el favor.


Ni que decir tiene que los dos expedientes no existían ni existen. Pura invención. El testaferro faltaba así a su palabra y provocaba la única reacción posible para una persona con dignidad: la dimisión del diputado se produjo esa misma noche. ¿Cómo seguir con alguien que caprichosamente incumple su palabra con el mayor descaro y la menor desvergüenza, como ya dijimos antes? ¿Con qué autoridad dirigiría la hermandad?


Ante el atropello de - no olvidemos – de la persona puesta por los que hablan en nombre de la caridad, no sólo el diputado se fue. Con él se fue otro de los miembros no infectos, el que ellos llamaban del “avecrem”.


Como todo estaba más que calculado, esa misma noche había sustitutos para los dos puestos vacantes. El asalto al poder estaba completado al 99%. Sólo faltaba echar a Benny Hill, pero eso sería cuestión de poco tiempo. El fin – el control del 100% de la hermandad – justificaba los medios, aunque fueran la mentira y la falta de palabra ante un compromiso dado. Vaya cómo estaba mostrando ser el testaferro, del que ya no se sabía si sus amos estaban fuera o dentro. En cualquier caso, según el caso, se retrataba como un pelele en manos de la gente abyecta que ahora sí tenían el control de la hermandad.


Por cierto que ya para entonces el testaferro empezó a pregonar por ahí que no había un duro. Ya se lo habían pulido todo. El “ser supremo” - como le llaman despectivamente a sus espaldas sus sicarios envenenadores – resultaba ser un chapucero como gestor.


Poco antes del día grande el enanito prepotente inquirió al zorro plateado si habían encontrado irregularidades en esos 3 meses. La negativa que recibió por respuesta no impidió que el plan de aniquilación siguiera adelante.


Paralelamente, el que estaba al mando tuvo la osadía de plantear un recurso al palacete. Y digo que tuvo la osadía, porque el palacete era juez y parte en el recurso. La única posibilidad era que el recurso fuera a una ciudad eterna. Pero he aquí que el triste moraito, jefe del palacete, convoca a una reunión al que estaba al mando. Hasta ese momento al triste morao se veía como alguien ajeno a todo, que al estar poco tiempo en el cargo había dejado hacer al encantador de serpientes y al enano prepotente. Incluso el que estaba al mando creía en su honestidad. Craso error. El triste morao pidió al que estaba al mando que por favor no acudiera a la ciudad eterna, que confiara en él y se pusiera en sus manos. A cambio él iba a arreglar la hermandad. Y el que estaba al mando… se equivocó de pleno. En un acto propio de “hombre de palacete”, confió en su triste morao y no acudió a la ciudad eterna, ante la perplejidad de sus seguidores, que no daban crédito a que se diera un cheque en blanco a quien hasta ahora no había hecho más que pisotearles. El tiempo, desgraciadamente, confirmaría las sospechas de más de uno. No se puede confiar en los de negro. El arreglo de la hermandad se convirtió en una tomadura de pelo histórica por parte del triste morao, que pasaba así a ser ya cómplice de todas todas con el pucherazo. No es que no la haya arreglado… es que no ha cambiado nada. Otro cuya palabra no vale un duro.


La primera prueba de la tomadura de pelo desde el palacete llegó bien pronto: la siguiente cabeza en caer fue la del gordito, por simple vendetta electoral. Negar este extremo sería de necios.


Paralelamente, seguían los sucesos desgraciados en la hermandad: no satisfecho con las copitas de gorra, alguien robó dinero de unos sobres. El problema es que ahora no podían echar la culpa a los seguidores del que estaba al mando. Hasta tal punto este extremo era cierto, que no se investigó el robo, sino que se miró a otro lado.

Eso sí, tanto aumento en gastos innecesarios y superfluos y tanto cargarse al gordito antes de tiempo… vino antes de tiempo lo que se veía venir: el testaferro tomó un café un lunes en una plaza céntrica para pedirle al que estaba al mando que hiciera una campaña para que los hermanos pagaran, pues la hermandad estaba al borde de la quiebra. Primero lo eliminaron, después le tomaron el pelo, ahora le pedían dinero. Qué poquísima dignidad, Dios mío.


Toda dictadura controla y manipula los medios de comunicación. Las dictaduras famosas por cometer holocaustos y persecuciones también. Le faltaba al testaferro su NODO particular. No contentos con controlar los regentados por otros pseudoperiodistas se hizo su propio órgano vocero, donde llegarían a haber más de 5 noticias para un solo acto. Claro que esto, aparte de hiperpublicidad rastrera, conllevaba hacer el ridículo en más de una ocasión, como pasó en un cambio de coro.


Lo que no entiendo para qué gastarse tanto dinero en el NODO del régimen si después nos enteramos en primicia de todo a través de la prensa amiga. Favor con favor se paga.


Poco después, se cargaron por fin a Benny Hill, no por nada… simplemente no era de su camarilla.


Se organizaron unos actos por las bodas de plata de un patronazgo en el que no creen y se comieron el sapo de que a la conferencia estrella acudieron poco más de 8 personas. Dicen las malas lenguas que había más gente con el conferenciante después de la conferencia – cerveza gratis, ¿les suena? – que durante la misma. Ahora bien, lo desternillante fue que la prensa amiga publicó a noticia destacando al escasa afluencia de personas y tuvieron que rectificar en la mayor chapuza y manipulación informativa conocida hasta la fecha: se eliminó la referencia a la escasa afluencia de público, se cambió el orden de las fotos y se añadió un supuesto comentario espontáneo alabando la disertación del ponente. Las cosas del primo y de sosoman el corderito.


Pero no contentos con manipular el NODO llegó septiembre y el testaferro se permitió escribir hablando de una supuesta conspiración judeomasónica que amenazó con boicotear la salida. Por supuesto, como todo, si prueba alguna.


Por cierto, es curioso como el director del panfleto donde se publicó eso tuviera que dimitir y que al mismo tiempo se haya cambiado de imprenta. Si el testaferro dice que no hay un duro… ¿Llegáis a alguna conclusión, queridos amigos?

Pero - ¡ojo! – que todavía quedaban cosas por eliminar. Los niños del Este serían los próximos en ser decapitados. Nuevamente la falta de dinero es la excusa tomada por el testaferro para eliminar el acto de caridad que se hacía con estos niños. No le tembló el pulso en eliminar de nuevo a quien no le tocaba las palmas.

Parece que eso de los niños es algo que al testaferro se le atraganta: no hubo cojones de organizar un cartero real como los de antaño. Otra buena cosa, como otras tantas, al carajo.

En fin, lo que hay que reconocerle al testaferro y su pléyade de pelotas es que son unos maestros del arte de la manipulación. No va a ningún lado sin fotógrafo de cámara y cualquier gilipollez es buena para vender humo y salir en la foto. Después de todo lo que ha eliminado, las más recientes cacicadas son el invento de un nuevo culto – esperemos que no sea un fracaso -, una firma de un acuerdo que no es más que una declaración de buenas intenciones que no compromete a nada, y un cambio de recorrido que obedece a los designios y caprichos del autoproclamado historiador, por encima de milongas y aniversarios. Tiempo al tiempo.

Bueno, podría seguir y seguir… hasta escribir un libro. Quizás todo lo que pasado y sigue pasando lo merezca, pero eso es extenderse todavía más.



En definitiva:


¿Alguien cree que la hermandad está más unida y mejor que antes?

¿Hay dinero en la caja?

¿A los actuales gestores se les espera para arreglar la hermandad? ¿Cuántas dimisiones de miembros de junta y auxiliares van ya?

¿Esto es arreglar la hermandad, señores de negro con el triste morao al frente? ¿De qué sirve confiar en ustedes? ¿No les han enseñado que el miedo se impone, pero el respeto hay que ganárselo?


Así fueron las cosas y así se las hemos contado. La hermandad seguiría haciendo historia. Y qué historia. Para mear y no echar gota.